Hablar, Hablemos

De los aprendizajes de esta etapa profesional ha sido la importancia de hablar, hace unos días lo verbalizaba con un amigo que me ofrecía su ayuda, no se le ocurría en qué o cómo, yo le decía que ya hablando era muy útil, porque claro otros puntos de vista son bienvenidos siempre, pero además se genera otro ejercicio, me refiero al acto de escuchar mi propio discurso.

El hablar me ha permitido ver lo inspiradoras que son las personas, independiente de su éxito, de su camino o de su desarrollo profesional, una vez uno me dijo, “no creo que te sea muy inspirador pero démosle”, y terminamos los dos muy satisfechos del largo café que significó ese espacio de compartir ideas.

Pero un tema no esperado de estas conversaciones está siendo que el exponerme en mi proceso ha significado palpar lo que implica la cultura colaborativa, y de como hay muchas ideas y personas dando vueltas por ahí. Me ha pasado mucho que mientras conversamos me dicen, “mira, mi señora es amiga de la dueña de tal organización”, o simplemente que tienen algo que aportar en base a lo que estoy buscando para seguir, ya sean inquietudes propias, el caso de conocidos o incluso simples ideas que tienen reservadas para cuando las necesiten. Me he encontrado con un mundo muy generoso, que me transporta y proyecta en espacios muy nuevos, y lo mejor es que me gusta lo que se proyecta.

Hay todo un mundo de ideas y espacios de desarrollo que está subterráneo, que imagino que los vendedores lo tienen claro, pero uno que se ha preocupado más de la forma o de la plataforma que del hecho mismo de vender lo tiene un tanto fuera del panorama.  Y lo particular esta vez es todo se gatilla una vez que me expongo, especialmente con referidos, o con gente que están fuera de mi “primera derivada social”.

Sigo en este ejercicio que se está transformando en un verdadero privilegio. Si quieres participar, bueno hay que simplemente hablar, hablemos!.

 

296c638565aa0742bc376930a392f76b.jpg

Hoy soy el chofer

Este proceso lo estoy haciendo de libro, a recomendación en una de mis entrevistas estoy siguiendo lo que me dice precisamente un libro (Tu Modelo de Negocio – 2012) y claro, llegó un momento que no pude seguir leyendo más, habían demasiados ejercicios que me estaba saltando, y esta semana me propuse hacerlos, así que tomé mi cuaderno, mi lapiz, mi goma y los lápices de colores y comencé a hacerlos.

El punto que quiero tomar es que todos eran de autoconocimiento, de repaso de lo que me gusta, de aquello que en mi vida ha generado mayor bienestar y satisfacción. La línea de tiempo profesional, desde la universidad, sus ramos, mi primer trabajo en el mundo financiero, mi año sabático, el trabajo en el mundo de las telecomunicaciones y luego en la industria energética, y sin dejar de lado mi tiempo en el extranjero.

Hay harto material sin duda, pero ya se encuentran y reconozco factores comunes, los lineamientos que buscaré en mi próxima actividad, porque si hay algo que estoy valorando de todo esto es el ver que el camino con el tiempo lo he ido manejando yo, muy distinto del inicio donde la marea me llevaba, o donde podía sentirme viajando en el último asiento de la micro de mi vida. Hoy soy el chofer!

De algo que valga la madurez!

296c638565aa0742bc376930a392f76b.jpg

 

Hay tanto aire fuera de la ¨máquina de hacer salchichas¨

La gran oportunidad va tomando forma, o al menos va señalando un camino, he tenido grandes reuniones con gente que me ha mostrado por ejemplo el mundo de las startups e innovaciones de caracter tecnológico, personas vinculadas a las organizaciónes sin fines de lucro, una emprendedora y gente cercana con quienes he conversado al respecto de estas reuniones inspiradoras.

Hace una semana mientras cenaba con unos amigos les decía que fuera de la ¨máquina de hacer salchichas¨ había mucho aire, tanto que estaba mareado, y es cierto, esta oportunidad que me da el pensar que quiero hacer y reinventarme nuevamente no necesariamente es sencilla, hay muchos caminos y posibilidades, un mundo de información y todo se me hace tan atractivo que parezco provinciano recién llegado a la capital, y mira que yo sé de ser provinciano y de haber llegado a la capital 🙂

Como soy medio disperso, pero mateo al fin y al cabo, me estoy haciendo de todas las herramientas de productividad disponible, el ¨pomodoro¨ se está volviendo mi mejor amigo, y los modelos de administración de pizarras y post-it pasaran a ocupar mis reflexiones, veamos si logro encausar tantas opciones y logro que tanto aire no me deje mareado.

296c638565aa0742bc376930a392f76b.jpg

Una nueva etapa, una gran oportunidad

Estoy dando muchas vueltas a tantas cosas, y si hay algo que tengo claro es que estoy RE-CREANDOME, creándome de nuevo, re-inventándome, pero me gusta más la primera expresión.

Después de dejar Enel tengo la ambición de emplearme en un proyecto, en un desfío, el que implique una satisfacción de las personas que trabajan en ello, el equipo y el rol que desempeñe ahí.

En mi presentación invito a que filosofemos, porque tengo claro que la construcción de cualquier camino se hace con otros, con ideas, escuchamdo y escuchándome,  y para ello todos somos necesarios, todos.

Que naif, es cierto, pero también es mi oportunidad de serlo, 🙂

PD: la invitación sigue en pie, ¿filosofemos?

296c638565aa0742bc376930a392f76b.jpg