Empresas B, negocios para el Bien

Ayer mientras revisaba twitter encontré el siguiente tuit:

tuit-empresas-b.jpg

Como puedes ver, Chile en Latinoamérica es el país con más reconocimientos de “Mejores Empresas para el Mundo” #BestForTheWorld18. Cuando leí el tuit recordé otro momento, uno en el pasado Congreso de Marketing Icare, en específico la presentación de Josefa Monge directora de Empresas B en Chile, si tienes un ratito (22 minutos) y ganas de sentir emociones, puedes verlo aquí:

Captura de pantalla 2018-06-19 a la(s) 11.31.12

Me encanta el concepto de Empresas B, lo conocí hace un tiempo viendo en TV una nota sobre una empresa que vende agua, Late, quienes reparten el 100% de sus utilidades a instituciones benéficas. Lo que más me gusta de este concepto empresarial, es que el sentido y el propósito de la organización tiene un fin muy humano, cuentan con un rol social fuerte, pero trabajando en ello desde la empresa, desde el mercado, desde el lucro por decirlo de alguna forma.

En estas organizaciones hay una visión que encuentro que va un poco más allá de la tradicional RSE, no se trata sólo del control de tus stakeholders para tu sostenibilidad, trata más bien de hacerse cargo del mundo, de empatizar con la sociedad completa, de contar con un propósito por el cual volcar tus actividades, y hacer de tu oferta de valor el medio para un bien mayor. No es caridad, y como bien dice Josefa Monge, es usar los negocios como una fuerza para el bien. 👏🏼👏🏼👏🏼👏🏼

La Experiencia del Mundial

Esta semana comienza el mundial de fútbol, y si bien desde Chile jugaremos de espectadores, es imposible mantenerse al margen de tanto partido de fútbol que comenzará a apropiarse de la parrilla de los noticiarios, pero ese es otro tema.

Un amigo una vez me dijo, “Juano, a ti no te gusta el fútbol, lo que te gusta es el espectáculo del futbol”, y es cierto, este tipo de eventos trae una serie de ritos anexos que me encantan. Hoy me referiré a dos de ellos, lo álbumes y los pronósticos, no quiero decir  las pollas, porque sólo en Chile lo entenderíamos correctamente.

Este mundial, de manera oficial ya ofrece estos juegos que hacen divertido el seguimiento del campeonato, veamos:

Captura de pantalla 2018-06-12 a la(s) 09.48.56

El primero se refiere a la competencia entre amigos, usualmente entre compañeros de oficina, con una planilla excel como una gran cartilla de predicciones, donde el participar implicaba el pago de un monto que generaba un gran pozo a repartir entre los que más aciertos lograban. En Chile le llamamos “Polla“, y recuerdo que yo sin saber mucho de fútbol, me gané el premio mayor a pocos días de haber entrado a un trabajo 🙂 Hoy este sistema de apuestas dió paso a dos juegos oficiales, uno de pronósticos de llaves, y otro con pronósticos de resultados, ambos en plataformas digitales.

Por otro lado el álbum de laminas, ese eterno cuaderno lleno de stickers que nunca completaste, y dónde creabas dinámicas de intercambio de tus figuras repetidas, con las que además practicaste tus primeros actos de negociación, o incluso apostaste dentro de un juego de habilidades para girarlas con movimientos indirectos de tus manos, nosotros lo llamábamos “jugar a las láminas”. Bueno, ese álbum también tiene su versión digital, el Pannini Digital Sticker Album, y claro hoy es un poco distinto hay una marca de gaseosa atrás, y dinámicas promocionales para obtener sobres con stickers virtuales, pero mantiene el intercambio de las repetidas y además genera muchas nuevas dinámicas y reacciones, es cosa de mirar una simple búsqueda en youtube, y ver como usuarios presumen de haber completado el álbum, hacen tutoriales o dan trucos para obtener códigos de manera más sencilla.

El punto al que quiero llegar, es que finalmente aún cuando el mundo cambia y se digitaliza cada vez más, lo importante es la experiencia del usuario, por tanto no hay que perder nunca de vista este aspecto, muchas veces se trabaja sólo para tener presencia dentro del nuevo mundo digital, y se olvida que aquí lo relevante es la experiencia, tal como lo vivimos de forma “análoga” nosotros años atrás. Porque así como sentimos nostalgia por esa experiencia, los futuros adultos la sentirán igual pero con otros formatos, tal vez se rían con añoranza de las deficitarias representaciones digitales, como hoy lo harías si vieras jugar a alguien Space Invaders, porque por muy digitalizados que seamos, no perderemos nunca nuestra humanidad, y la capacidad que tenemos de sentir lo que vivimos, para después atesorarlo con cariño en nuestros recuerdos.

Tienes un email?

– Como te fue con los cyberdays?
– bien! aproveché de tirar a spam tanto correo basura que me llegó.

Esta conversación es mentira, ocurre en mi cabeza, pero no está muy lejos de la realidad. Ayer conversa con un amiga y comentábamos esto mismo, la cantidad de correos que llegan, y lo que hacíamos cuando llegabas a cansarte de recibir tanto spam que interrumpe los correos que sí quieres recibir, y que no quieres que se pierdan. Hablo de marcar como spam o buscar el link para des-suscribirte, donde sin duda la primera opción es la más sencilla y directa.

 Hay veces que cuando te des-suscribes te llega una pregunta como paso previo:

des-suscribir

De estas opciones, la cuarta es cuando ya estás realmente cansado de recibir esa información, pero la segunda alternativa no deja de ser habitual en mi, y significa mucho, dice demasiado con pocas palabras, por ejemplo por mi cabeza pasan las siguientes hipótesis:

  • Esta empresa está utilizando bases de datos de dudoso origen.
  • Esta empresa te inscribió sin que te des cuenta de ello.
  • Esta empresa no ha construído relación conmigo, sólo me vende.
  • No debo dar aceptar-aceptar-aceptar sin leer los cuadros de dialogo.

No importa la razón que sea, pero amigos, lo que no hay que perder de vista es el canal, hay que cuidarlo, como las plantitas que se deben regar con frecuencia. No se trata de una base de datos que cada cierto tiempo lanzas como una red para ver cuanto pescas, no señor, no señora, no señorita, son clientes los que dijeron que sí les interesa saber qué estás haciendo, por lo mismo debes relacionarte, es una comunidad, y necesita que crezca la confianza para que cuando vendas, te compre.

Lo sé, el camino es largo, y los vendedores ansiosos saben que necesitan efectos rápidos, pero el email marketing es una herramienta complementaria que aún sigue vigente y por tanto hay que ser claro en los objetivos, y hoy más que nunca cuidar el correcto uso que se le da. El mundo digital también tiene su ética, y lo que haces ahí se refleja en lo que eres y aspiras a ser.

¿GDPR?

Desde hace unas semanas sin duda te has llenado de correos de actualización de políticas de privacidad, y probablemente no has leído ninguna, porque en definitiva son correos netamente informativos, sin un llamado a la acción, hablo de ejecutar una acción como marcar un campo o hacer un nuevo click de aceptación de políticas.

El asunto nace porque hace ya una semana entró en rigor una nueva normativa europea de protección de información de los usuarios de internet, se llama GDPR (General Data Protection Regulation), y si bien aún cuando afecta sólo a los países de la unión europea, finalmente en este mundo tan horizontal nos afecta a todos, de ahí que se nos informe tanto, aún cuando los chilenos estemos en el último rincón del mundo y con vista al mar.

La privacidad es un tema, o más bien un temón, ya lo vimos con escaso de Cambridge Analytica y Facebook, pero no hay que ir tan lejos para darse cuenta, es cosa de ver los correos promocionales que te llegan, o la publicidad que te persigue por todas partes mientras navegas en internet. Con esta ley nuevamente tendremos cambios en el orden y forma de relacionarnos las marcas en los medios digitales con los usuarios, la valoración de la privacidad va en alza y hay que prepararse para ello. Esto implica mayor transparencia, facilidad de administración de la información personal, y protección de los datos que se administran. Los días de la letra chica y de “me conseguí una base de datos barata” se están acabando.

Para entende mejor de qué trata el GDPR encontré este video, sencillito, sencillito:

Un nuevo estilo de baile

Ayer veía una entrevista a un experto sobre la educación y la prohibición de uso de aparatos celulares en la sala de clases. El profesional reflexionaba hablándole a los padres de que el mundo era muy diferente al que conocieron ellos y que ante esto tampoco había que demonizar los móviles. No me quedé pensando en la educación ni en las nuevas generaciones, me quedé pensando en MI generación y las anteriores.

El año pasado armé un curso de “alfabetización actualización digital” para personas mayores de 65 años, y cuando lo preparaba hice un focus goup con un grupo de señoras, amigas entre ellas, todas jubiladas, todo muy documental “La Once“. Fueron muchas las sorpresas de esa reunión, una fue el palpar directamente que para ellas el mundo ya cambió y se había hecho un abismo la distancia.

Qué nos hace ser más resistentes a los cambios? qué es lo que nos permite adaptarnos mejor? es valentía? es el no temor al ridículo? es la humildad? es sólo actitud?. Son muchos los que se resisten, pero no son pocos los que siguen con sus versiones de los cambios, lo clave es mantenerse informado, al día, y experimentar. Como cuando mi profesor de marketing en la universidad, vió que la clase estaba medio sumergida en un statu quo sin motivaciones a experimentar lo nuevo que se asomaba en el mundo.

Nadie duda que las organizaciones necesitan de ello, incluso institucionalmente ya lo están siendo, hay estructuras que incorporan formalmente la innovación, actividades especiales con lluvias de ideas, post it de colores everywhere, transformación por todos lados, pero finalmente esto no resultará si las personas no cambian. Tal como lo viven las señoras del documental y de mi focus group, hay un abismo que se acrecenta en la medida que pasa el tiempo, las comunicaciones, la forma de relacionarnos con los clientes, los mercados y las monedas, todo parece que está en una gran transición, y como ya lo sabemos, sistemas que no se adaptan, mueren.

Como vemos, el mundo cambia y evoluciona con rapidez, y somos las personas, no las organizaciones, las que debemos bailar con este ritmo, abrazar los pasos nuevos, y hacer nuestra propia versión del nuevo estilo de baile, tal vez no lo haremos igual, pero bailaremos.

Les voy a poner un tema al respecto

 

La Tele a Color Ya No Es la Misma

Con esto del fin de semana largo y los días fríos que ya llegaron, el mejor panorama era echarse a ver TV, que en realidad es ver Netflix, y una de las elecciones fue la película Kinky Boots. Anoche además nos pusimos al día en HBOGo con la serie Westworld y hoy abro el diario y veo la nota de Apple para entrar en el negocio de contenidos para TV.

Viste Kinky Boots? trata de como se reinventó una fábrica inglesa de zapatos, lo menciono porque el mundo de la TV ya sabemos que está en todo un proceso de reinvención, y lo hace a pasos agigantados, la gente ve cada vez menos TV abierta, y a su vez ve más contenidos on demand, además ya sabemos que Netflix no es la única opción, está Amazon Prime, HBO Go, y si eres más busquilla puedes contratar un servicio de VPN y acceder a Hulu.

Hay tres cosas que son importantes destacar aquí:

  1. La transformación digital revoluciona las industrias, y lo hizo en gran medida en esta. Hoy ver TV ya no es lo mismo, dejó de serlo y no hay vuelta atrás.
  2. El diferencial en esta industria está en los contenidos, y es ahí donde se pone la energía. Uno ya perdió la cuenta de la cantidad de producciones propias de Netflix, y la nota de Apple que mencioné anteriormente, hace mucho hincapié en las alianzas que estaría creando esta compañía para la creación de nuevos contenidos.
  3. Por último, tenemos un usuario que aquí sólo gana poder, ya no solamente elige el qué ver, también el dónde y el cuándo.

Finalmente todas esta revolución nace porque el usuario es el que hoy es distinto, se adaptó a los cambios, y ojo, cada vez lo hace más rápido. Reconoce el beneficio, esto no se trató de moda o de hacer aplicaciones para que parezca todo “moderno”, esta revolución es así porque los usuarios entienden y adoptan los cambios que les proponen, y lo hacen porque le suman beneficios, en tiempo, en costos, en momentos de consumo. En el fondo, porque suman a su calidad de vida.

Cuéntame una Historia?

Acabo de recibir un correo, este muestra el siguiente encabezado:

Nos emociona anunciar que Flickr ahora forma parte de SmugMug, la plataforma de fotografía dedicada a contar historias visuales.

El storytelling es algo que ya hemos escuchado desde hace un buen rato, pero me pasa lo siguiente: cuando te dicen el mundo va para allá, piensas “que interesante“, luego lo comienzas a ver y piensas “mish! tal como lo habían adelantado“, y luego te acostumbras y ya no te sorprende, y es esto lo que me pasó con el tema de las historias.

Cuando leo ese titular me acuerdo lo que fue Instagram en sus inicios y lo que es ahora, luego de la arremetida explosiva de Snapchat. Me refiero que Instagram era una red social de fotos lindas, y hoy es una red social de historias, es fácil reconocerlo, Qué avanza más rápido, tu feed de fotos o el de historias?

El caso de Instagram me gusta mucho, porque el acierto fue entregarle herramientas a las personas para contar de manera diferente sus propias historias, es decir, de cuando lo estaba pasando bien en el colegio o trabajo, de una fiesta en particular, o un evento deportivo, incluso de un viaje. Con esto la app cambió, debiese pronto sincerar la situación y pasar a ser definitivamente una app de historias, con un diseño e usabilidad que las privilegie, como lo ha sido siempre su inspiración, Snapchat.

Las historias ya se han colado en todas las comunicaciones, hay plena conciencia de que una ellas deben llegar al corazón, que el impacto que tiene para recordación de mensajes es muy superior, y que la conexión que se logra con las personas es un verdadero privilegio. Lo bonito de todo esto, y lo que me encanta de ello, es que con las historias son las personas las que se ubican en el centro, no es la foto bonita de flickr, es la historia que ella representa, no es el hecho que hace la noticia, es la historia que se generó en el suceso, no es el lugar del reportaje de Pancho Saavedra, son los lugareños que habitan ahí. Como vemos hoy todo es humano, cercano y lleno de emoción, y quién se olvide de ello necesitará que le cuenten una historia.